Blog posts

NO TE QUEDES EN LA PUERTA CERRADA

NO TE QUEDES EN LA PUERTA CERRADA

CRECIMIENTO PERSONAL

No te quedes en la puerta cerrada    Reflexiones de Vida

Sí, es cierto, a muchos nos pasa que cuando nos cierran una puerta por algún motivo nos quedamos ahí,
a veces llorando, a veces lamentando, otras más esperando que llegue a abrirse de nuevo, lo cierto es,
que lamentable o afortunadamente hay puertas que ya no se abren, y también que es necesario ir en busca de una nueva
y no quedarse ahí parado esperando que algo suceda.

La vida está llena de ciclos de los cuales hay mucho que aprender, y una de las cosas es saber
que hay tiempo de comenzar y tiempo de terminar, que no se puede iniciar algo sobre lo que no ha concluido,
y que no todos los finales son malos, a pesar de que por momentos lo parezca.

Pero, ¿Qué hacer cuando una puerta se ha cerrado o cuando un ciclo ha terminado? aunque tal vez duela,
hay que aceptarlo, pero sobre todo apartar la vista de lo que terminó para ir en busca de lo que está por comenzar,
para avanzar es necesario dejar atrás lo que ya pasó, dejar de ser esa persona a la que le cerraron la puerta,
para ser quien sabe reponerse y descubre nuevas oportunidades.

No te entristezcas por lo que no pudo ser, que no te ciegue el dolor de lo que terminó porque no todo lo que acaba es un final,
a veces solo es el comienzo de algo mejor, en ocasiones es necesario experimentar límites para saber hasta dónde llegamos,
para superar la marca de la vida y conocer nuestra verdadera capacidad.

Una puerta que se cierra no marca el final de la historia, la historia realmente termina cuando no hay más puertas que tocar,
cuando no hay más oportunidades que aprovechar, cuando tus ojos deciden no buscar otro lugar.

Quien pierde solamente es aquel que decide no avanzar, no importa si va corriendo o caminando,
si va adelante o atrás de los demás, simplemente hay que mantenerse avanzando.

No puedes quedarte por ahí detrás de la puerta cerrada llorando y pensando que sería si las cosas no hubieran sucedido así,
Dios tiene propósitos más grandes para tu vida.
¿Cuándo vas a comenzar a verlos?
cuando te decidas a salir adelante con la frente en alto, con la mirada al frente y listo para recibir nuevas oportunidades.

Puede que en este preciso momento las cosas no estén saliendo como quisieras, ¡pero confía!,
esto aún no ha terminado, no llores detrás de la puerta, no toques las puertas equivocadas,
hay una puerta que abre todas las demás, ese es Dios, Él es quien abre puertas que nadie puede cerrar,
caminos que nadie puede trazar y nuevas sendas por las cuales caminar.

Así que yo les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta.
Autora: Maite Leija

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *