Artículos del Blog

MAMITA NO LLORES MI AUSENCIA

MAMITA NO LLORES MI AUSENCIA

CUANDO ALGUIEN SE VA

MAMITA NO LLORES MI AUSENCIA   REFLEXIONES DE VIDA

Mamita, no llores mi ausencia
El día amaneció triste mamita querida, hoy ya no estoy contigo, Dios ha querido llevarme junto a Él.

Es un lugar tranquilo donde brotan manantiales transparentes con un brillo que te dejaría sin palabras, donde la paz que reina jamás podrá ser imaginada.
Te estoy mirando y todos los días estoy contigo, en cualquier rincón de la casa estoy junto a ti.
Lloras mucho mamita, y eso me pone triste, piensa que sólo mi cuerpo está lejos de ti.
Mi corazón y mi presencia está contigo, te miro como descansas en mi cama y como rompes en llanto.

No lo hagas mamita, aquí junto al Creador pido que lleve paz a tu corazón para cuando descanses en mi silla sientas mi presencia y me hables… pues mamita yo te escucho.
Quiero que le des calma a mi papito, sé que fue muy repentino y no tuvimos tiempo para nuestra despedida y también lloro por aquello.
Eres madre y tienes la fuerza que todos necesitan durante mi ausencia.
Mamita, si de alguna manera te puedo dar conformidad te diré que aquí todo es muy tranquilo, es un paraíso de colores donde he visto personas que antes con mi soberbia no miraba.
¡Qué necios somos mamita, cuando aquí ante Dios somos todos iguales!
-Mi enemigo es mi amigo, y mi amigo es mucho más que eso-
Si te pudiera transmitir de alguna manera mi sentir para sacarte todo ese llanto mamita…

Porque mientras tus lágrimas rueden por tus mejillas yo no tengo calma.

Entiende… era mi hora, nadie puede contra el destino y el mío era irme.

¡Ay… madre!
Cuánto me duele cuando veo que me buscas tras los cristales y esperas mi llegada, así como también esperas ese beso que todos los días te daba.
No porque no tenga vida no siento, no mamita, sigo teniendo mi vida. Sólo mi cuerpo se apartó de mis seres queridos, pero piensa que estoy con vosotros cada segundo, vigilo tus insomnios, tus sueños y todas esas lágrimas que derramas por mí.
Mamita… cuando pienses en mí, imagina que estoy de viaje, que un día estaré en tus brazos nuevamente y me podrás dar todos los besos que ahora extrañas y que también yo necesito.
Cuida a papito, a mis hermanos, ellos te necesitan como yo necesito que tú estés bien, ya no me llores, recuerda que siempre que viva en tu corazón viviré eternamente.
-No llores mi ausencia-
No me extrañes porque me haya separado de ti, tú que has sido la persona que más he amado en mi vida.

Dios así lo quiere, recuerda que Él hace lo mejor para cada uno, acata su voluntad y ten fe, piensa que nuestra separación es momentánea, la vida es breve y mientras oren por mi alma yo viviré eternamente en ti y en mi familia.
– Ayúdame a buscar esa paz mamita –
– No me llores si me amas –
Sólo piensa en nuestro reencuentro.
Te amaré eternamente.

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *