Artículos del Blog

EL PODER DE LAS PALABRAS

EL PODER DE LAS PALABRAS

PARA REFLEXIONAR

UTILIZA  para bien tus palabras, se consciente y responsables al hacer uso de ellas, porque a nivel personal pueden ser tu mayor impulso,
 la mayor de tus fuerzas y confianza o bien pueden ser como un puñal hiriéndote, cortándote poco a poco, rasgando tu alma y provocando desconfianza y frustración en todo tu ser.

HAZ USO DE LAS PALABRAS: de forma elocuente, de forma positiva y edificante, de manera
 justa aunque hayas cometido errores o bien te fallen en el amor o en la amistad, en las relaciones 
laborales o estudiantiles…aún en malos tiempos se bondadoso y compasivo con la persona más importante que existe : TU MISMO, 
por favor no te insultes, no te maldigas, no te burles o culpes ¡ eso no ! 

Se amable contigo, prepárate a aceptar cada hecho de tu vida sea bueno o malo, pero date permiso de estar bien…aligera tus cargas innecesarias.

DE LA MISMA MANERA como cuidas al hablarte, también toma en cuenta tus palabras al dirigirte a las demás personas,
 ya sean tus hijos, padres, esposo/a, colaboradores, amigos, empleados, etc. 

Recuerda que al igual que tu por ellos corre la misma esencia divina de la existencia; que no te de trabajo saludar,
 sonreír, escuchar y responder con respeto y coherencia, y si no estas de acuerdo en algo no tienes porque ser grosero, ni insultar o gritar a nadie.

LAS PALABRAS NO SE LAS LLEVA EL VIENTO en ocasiones se quedan atrapadas en nuestro corazón, 
cuando son para bien nos generan confianza, estabilidad, armonía; pero cuando vienen de la negatívidad nos hacen sufrir, 
desconfiar, sentir miedos, celos, hostilidad y nos imposibilita a llevar una vida tranquila, 
pon atención a lo que les dices a las personas que amas, las que ocupan un lugar importante en tu vida 
y en general a todas, desde los menores a los mayores, no importa la sexualidad, religión, o clase social…utiliza para bien tus palabras.

COMO PADRES  manejemos el habla adecuada para nuestros hijos, seamos ordenados y pacientes 
porque desde casa se forma la autoestima, el respeto, la confianza y la consideración, de ello depende su seguridad 
y su sano crecimiento emocional…nada de insultar, o avergonzar a los niños, 
ellos están aprendiendo y después buscan imitarnos así que a tratar de ser bueno ejemplos tanto de palabra como acción.

LAS PALABRAS son un regalo de Dios pueden ser en el momento exacto una verdadera bendición, 
un alivio refrescante para nuestra alma….o por lo contrario puede ser un puñal que nos corta de poco a poco nuestro sentir.

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *