Artículos del Blog

EL AMIGO DESCONOCIDO 

EL AMIGO DESCONOCIDO 

HISTORIAS DE VIDA

EL AMIGO DESCONOCIDO  REFLEXIONES DE VIDA

Cuenta el director de una agencia fúnebre que en su profesión había visto toda clase de entierros, pero ninguno lo había conmovido tanto como el del viejo pedro, el hombre más despreciado de su región.Un día el alcalde le comunicó que el viejo pedro había muerto, y le pidió que se encargara de los funerales. En el entierro no habría mucha gente, pues muchos tendrían satisfacción en ver a aquel viejo bajo tierra.

Pedro había vivido, durante muchos años, en una cabaña solitaria, y tenía como únicos compañeros cinco o seis perros callejeros. Cercó bien su terreno y no permitía la entrada de nadie. Una vez por semana, venía a la ciudad a comprar alimentos y emborracharse, y además era pendenciero.

Uno a uno, los habitantes se fueron volviendo contra el infeliz, que quedó conocido como el hombre que todos odiaban.

El viejo Pedro no era religioso, pero de acuerdo a las costumbres, el agente fúnebre le pidió a un pastor que realizara la ceremonia. “No le será fácil”, le dijo. “no hay mucho a decir de bueno sobre el viejo Pedro. Bastará que lea una página de las escrituras y nosotros lo enterramos en seguida.”

El sacerdote, alma generosa, le respondió diciendo que nunca había conocido a nadie que no tuviera un lado bueno.

Al día siguiente, el pastor y el director almorzaron juntos en el restaurante local. Hablaron con la propietaria sobre el viejo.

– ¿Sabe usted algo bueno, a su respecto? Preguntó el ministro. La mujer, aunque sorprendida por la pregunta, respondió de inmediato con suavidad:

– Ahora ya puedo contar el secreto del viejo Pedro.

Y, mostrando una caja que estaba escondida debajo del mostrador, continuó: “Durante muchos años, el viejo comió aquí, cuando hacía su visita semanal a la ciudad. Todas las veces que venía, me dejaba un poco de dinero para que yo lo guardara y comprara en Navidad, regalos para los niños pobres.”

– Vean, hay casi 4000 mil pesos. Él siempre completaba 5000 mil, en la Navidad.

Aquella tarde el edificio de la municipalidad estaba lleno de curiosos. El sacerdote pidió para que los alumnos de la escuela en frente fueran dispensados para ir al funeral.

Cuando los niños llegaron, el pastor se dirigió hacia el cajón e inició el servicio fúnebre. Dijo más o menos lo siguiente:

“Pedro, vinimos aquí para enterrarte. Hay mucha gente, pero son muy pocos los que lamentan tu muerte. El ataúd está desnudo, pues nadie tuvo el gesto de recoger, aunque más no sea, algunas flores silvestres para adornarlo”.

“Pero, mi estimado Pedro, yo jamás enterré a alguien sin un homenaje con flores y tú no serás el primero. Tu tienes, a final de cuentas, algunos amigos aquí presentes, aunque ellos nunca te hayan conocido”.

Se dirigió a los niños y preguntó quiénes habían recibido, en la Navidad, regalos enviados por “un amigo desconocido”. Murmuraciones de sorpresa recorrieron el auditorio cuando 21 niños subieron y se acercaron al cajón.

El sacerdote les dijo entonces que el viejo Pedro era el “amigo desconocido”.

Les pidió que se dieran las manos e hicieran una rueda alrededor del cajón.

“Pedro, prosiguió conmovido, tú tienes realmente algunos amigos aquí, pero ellos no te conocieron a tiempo para traerte flores.”

“En todo caso, formaron aquí una guirnalda de las más hermosas flores que crecen en el jardín de Dios: los niños, a quienes tú proporcionaste momentos de felicidad.”

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *