Artículos del Blog

APRENDE A ESCUCHAR

APRENDE A ESCUCHAR

PARA REFLEXIONAR

Aprende a escuchar
Estás tan ocupado reaccionando a lo que sucede o no sucede en tu vida que no tienes tiempo para saborear tu experiencia. 
No sientes tu alegría o tu dolor, tu ira o tu pena.
Es una lástima.

Desperdicias buena parte de tu tiempo buscando respuestas a tus problemas fuera de ti. 
Si tan solo te tomaras el tiempo para estar contigo mismo, esas respuestas surgirían espontáneamente.
Aprende a estar presente en tu experiencia. 
No estoy diciendo “intenta descifrarla”.

 “Estar con” no es una actividad analítica y, de hecho, reconoce que no puedes descifrar tu experiencia.
 Puedes estar con ella o puedes intelectualizarla; esto último, por supuesto, es un escape.
A cada momento estás recibiendo sugerencias que pueden ayudarte a situar la nave de tu vida en el curso correcto. 

Pero no puedes escuchar esas sugerencias si no te tomas el tiempo “para ser” y “para escuchar”. 
Paradójicamente, precisamente en esos periodos, cuando estás más frenético intentando descifrar y “arreglar” 
tus problemas, es cuando más necesitas estar sereno y escuchar. 

Al principio quizá no te des cuenta de ello, pero no podrás evitar notar que cuanto más intentes 
descifrar las cosas, más confusas se hacen.
Tarde o temprano dejarás de intentar que “tu vida funcione” como crees que debería funcionar. 

Y entonces quizá te preguntes: ¿Por qué estoy pasando por este periodo de transición?
 ¿Hay algo en mi enfoque que tiene que cambiar? 
Y aprenderás a escuchar la respuesta.

Generalmente, cuando estés siguiendo un curso que te lleve a una colisión, 
la respuesta que recibirás será algo así: “Disminuye la velocidad, mira a tu alrededor. 
Tal vez no estés yendo por donde tú crees.”

Esta no parece ser la mejor de las respuestas pero es suficiente para ayudarte a dar el siguiente paso.
Reducir la velocidad y mirar a tu alrededor es el inicio de la corrección.
Cuando las cosas fluyen suavemente en tu vida, no necesitas buscar corrección. 

Pero cuando las aguas se tornan turbulentas, harías bien en detenerte y considerar tu curso.
Esta simple introspección oportuna puede marcar una profunda diferencia en tu vida. 
Hay ocasiones en que la realidad externa te abruma y solo puedes ir hacia dentro.

No te estoy pidiendo que medites dos horas al día. Ni tampoco estoy diciendo que la meditación regular no sea útil. 
Tan solo estoy diciendo que hay momentos en tu vida en los que necesitas aquietarte y escuchar. 

Si aprendes a honrar esos momentos, te ahorrarás una gran cantidad de dolor.
Cuanto más aprendas a escuchar dentro de ti, más comenzarás a “estar con” tu experiencia a medida que ocurra. 
Desarrollarás un vínculo con tu vida, una voluntad de participar, de sentir y experimentar lo que te llega.
Cuando no tomas tiempo para estar con tu experiencia, parece como si fueras una víctima de lo que ocurre en tu vida. 

Ese es un gran autoengaño. 
Te relacionas con tu experiencia como si fuera algo que tuvieras que conquistar y controlar. 
Y cuando tu experiencia se niega a plegarse a tus expectativas, sientes que estás siendo injustamente castigado. 
No es eso lo que está sucediendo. 

Más bien estás experimentando los efectos negativos de tu necesidad de controlar.
No estás abierto a tu experiencia. 
No estás en relación constante con ella. 
No estás dialogando con ella. 

No cabe sorprenderse de que tengas una relación de amor/odio con tu experiencia. 
La amas cuando va por donde tú quieres, y la odias cuando no lo hace. 
Tu experiencia es blanca o negra: la vida te bendice totalmente, o bien te castiga totalmente.
La verdad es que la vida ni te bendice ni te castiga. 

Está trabajando contigo para ayudarte a despertar a la verdad de quien eres. 
La vida es tu maestra. 
Te está proporcionando retroalimentación constante, corrección constante, pero tú no eliges escuchar.

Elegir escuchar significa entregarte a tu vínculo con la vida.
 Significa aceptar la danza del pensamiento, de la acción y de la corrección. 
Significa experimentar todo esto como parte necesaria,
 pero no desagradable, del proceso de aprendizaje..!!

Comparte las Reflexiones
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *